Esther López Haro habló de su libro “A flor de piel” en el IES Antigua Sexi

En el apartado de “Encuentro de Escritores” que lleva a cabo el IES “Antigua Sexi” de Almuñécar con el fin de la difusión de buenas prácticas para incentivar la Creatividad Literaria en el Aula, en el que se explica a los alumnos de Bachillerato la construcción de un guión literario y el proceso de creatividad de la obra literaria de, Esther López Haro, titulada ” A Flor de piel”.

Una breve sinopsis argumental de su obra “A Flor de piel” trata de un personaje Flor, Mamaflora q repasa la Historia de cuarto generaciones del SXX.,principalmente desde la Guerra Civil a través de un espacio narrativo, que es Granada y parte de su provincia, pasando por nuestra Costa Tropical, en la que se hace un repaso de la vida sociopolítica, amores y desamores de una familia que por salir adelante, vive situaciones extremas de supervivencia, y sobre todo de lucha sobrehumana de una mujer para sacar a flote, a los suyos en unas condiciones durísimas y en una sociedad completamente hostil, de mezquindad y de desarraigo

Su novela la podríamos inscribir dentro del “realismo mágico”, que propulsó el “boom hispanoamericano”, de la mano de Gabriel García Márquez e Isabel Allende, escritores que podrían haber influido en ese estilo reiterativo de modo coral y cíclico de nuestra autora. Con referencias literarias de Lorca y Mariana Pineda, así como una temática social, urbana, rural, mágica y mitificada, en la que se funde la realidad con la fantasía, el mundo de los muertos, el imaginado y el de los vivos. Porque el complejo relato permite observar abundantes situaciones sociales y psicológicas: el matriarcado, el machismo, el hombre devorador de mujeres, la búsqueda de la propia identidad, la incapacidad de amar y el amor unido a la incomunicación y a la soledad.
Por otro lado, se mantiene el análisis crítico de la realidad y la preocupación por lo social, ejemplo de los complejos caminos que pueden seguir las relaciones humanas, en la que la autora nos sorprende por la forma de narrar la memoria colectiva de cuatro generaciones, con un bosquejo de personajes y su trayectoria vital; fundiendo y entremezclando una ficción con la realidad que el personaje central Mamaflora, a través de su propia piel va descubriéndonos y repasa así los acontecimientos de su propia historia y vida familiar desde su propia perspectiva, como narradora omnisciente que con el monólogo interior y la importancia del tiempo constituyen el fundamento mismo que vertebra la estructuración circular del relato.